Ir a versión para imprimirVer la página en PDF

Campaña de vacunación frente a la COVID-19

En la actualidad, la Comisión Europea ha autorizado cuatro vacunas: Comirnaty, de Pfizer/BioNTech, autorizada 21 de diciembre de 2020; vacuna de Moderna, autorizada el 6 de enero; vacuna de AstraZeneca, autorizada el 29 de enero y vacuna de Janssen/Johnson & Johnson, autorizada el pasado 11 de marzo. En España se dispone de momento de estas cuatro vacunas, todas ellas cuentan con la  aprobación por parte de la Agencia Europea del Medicamento.

 

La vacunación frente a la COVID-19 constituye actualmente la única alternativa para superar a corto y medio plazo la pandemia causada por el virus SARS-CoV-2. Esta vacuna reduce el riesgo de una persona de infectarse y, por lo tanto, de contagiar a otras personas.

 

La protección óptima de la vacuna se consigue hacia los 7 o 14 días tras haber recibido la segunda dosis, dependiendo del preparado comercial y los datos de la ficha técnica.

 

Es importante saber que la vacuna no puede provocar COVID-19 en la persona que la reciba al contener solo un fragmento del virus sin capacidad de infectar (no contiene virus vivos, ni su material genético completo).

 

La administración de dos dosis de vacuna (Pfizer, Moderna y AstraZeneca) y de una dosis de vacuna (Janssen) reducirá la probabilidad de enfermar, de desarrollar enfermedad grave y de morir.

La vacuna se administra por vía intramuscular en una pauta de dos dosis. Si se administra la vacuna de Pfizer el intervalo para la segunda dosis es de 21 días tras la primera; en el caso de administrarse la vacuna de Moderna el intervalo de tiempo entre ambas dosis es de 28 días y en el caso de la vacuna de AstraZeneca el intervalo de tiempo entre las dos dosis es de entre 10-12 semanas. En el caso de la vacuna de Janssen la pauta de vacunación es de una única dosis.

 

La vacuna de Pfizer está autorizada para su uso a partir de los 16 años de edad, por falta de estudios de eficacia y seguridad por debajo de esa edad. La vacuna de Moderna no se recomienda utilizar en menores de 18 años de edad. En relación a la vacuna de AstraZeneca en España se ha modificado la recomendación de su uso para personas de 60 o más años, por lo que esta vacuna se priorizará para continuar vacunando al grupo de 60 a 65 años y posteriormente al de 65 a 69 años. La vacuna de Janssen se administra a partir de 18 años de edad.

 

Una vez aprobada la vacuna de Pizfer/BioNTech el 21 de diciembre por la Agencia Europea de Medicamentos, en España se inició la campaña de vacunación el pasado 27 de diciembre en la Residencia Los Olmos de Guadalajara, de titularidad pública, siendo la primera persona vacunada en nuestro país una mujer de casi 97 años y la segunda una profesional sociosanitaria de la misma residencia. Asimismo, ambas personas ya han recibido la segunda dosis de la vacuna. 

Tras el inicio de la campaña de vacunación, ésta se lleva a cabo de manera escalonada y priorizando a los grupos de personas más expuestas a la COVID-19, atendiendo al riesgo que para su vida y salud podría suponer contraerla y desarrollarla.

Los grupos de población a vacunar contemplados hasta el momento en la Estrategia de vacunación COVID-19 son:

Grupo 1. Residentes y personal sanitario y sociosanitario que trabaja en residencias de personas mayores y de atención a grandes dependientes.

Grupo 2. Personal de primera línea en el ámbito sanitario y sociosanitario.
 

Grupo 3. Otro personal sanitario y sociosanitario y trabajadores de instituciones penitenciarias.

Grupo 4. Personas consideradas como grandes dependientes (grado III de dependencia, es decir, con necesidad de intensas medidas de apoyo) que no estén actualmente institucionalizadas, la persona cuidadora principal y/o cuidador profesional.

Grupo 5. Personas vulnerables por su edad, no residentes de centros de mayores:

  • Personas de 80 años y en adelante  (nacidas en 1941 y en años anteriores). 
  • Personas entre 70 y 79 años (nacidas entre 1942 y 1951, ambos incluidos).
  • Personas entre 66 y 69 años de edad (nacidas entre 1952 y 1955, ambos incluidos).

 

Grupo 6. Colectivos en activo con una función esencial para la sociedad:

  • Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, Emergencias y Fuerzas Armadas. 
  • Docentes y personal de educación infantil y necesidades educativas especiales, incluyendo tanto docentes como otros profesionales que atienden al alumnado.
  • Docentes y personal de educación primaria y secundaria.

 

Grupo 7. Personas con condiciones de muy alto riesgo:

  • Las personas con condiciones de muy alto riesgo a partir de 16-18 años se vacunarán de forma paralela a las personas del grupo de entre 70 y 79 años de edad, si no les corresponde antes por grupo de edad.
  • Se han considerado las siguientes condiciones, en función del riesgo y la factibilidad: Trasplante de progenitores hematopoyéticos, trasplante de órgano sólido y lista de espera para trasplante de órgano sólido, tratamiento sustitutivo renal (hemodiálisis y diálisis peritoneal), enfermedad oncohematológica en los últimos 5 años o no controlada y/oECOG 3-4 y/o neutropenia sevea, cáncer de órgano sólido en tratamiento con quimioterapia citotóxica, metastásico o con radioterapia por tumores de localización torácica con riesgo de neumonitis, inmunodeficiencias primarias, infección con el VIH con menos de 200 cél/ml y síndrome de Down con 40 y más años de edad.

 

Grupo 8. Personas entre 60 y 65 años de edad (nacidas entre 1956 y 1961, ambos inclusive)

  • Se comenzará vacunando a las personas nacidas en 1956, avanzando en el año de nacimiento según la disponibilidad de dosis.

 

Grupo 9. Personas entre 50 y 59 años de edad (nacidas entre 1962 y 1971, ambos inclusive).

 

Grupo 10. Personas entre 40 y 49 años de edad (nacidas entre 1972 y 1981, ambos inclusive). 

 

 

En Castilla-La Mancha se inició a finales de diciembre la primera fase del plan de vacunación priorizándose en centros sociosanitarios, a los residentes y personal sanitario y sociosanitario; seguidamente se continuó la vacunación entre el personal de primera línea en el ámbito sanitario y sociosanitario. En Castilla-La Mancha estos grupos prioritarios de vacunación, así como las personas consideradas como grandes dependientes (grado III de dependencia)  no institucionalizadas y las personas cuidadoras de estos ya completaron la pauta completa de la vacuna.

Asimismo, la estrategia de vacunación frente a la Covid-19 contempla la vacunación de los siguientes grupos: otros profesionales sanitarios y sociosanitarios y trabajadores de instituciones penitenciarias; viviendas tuteladas y profesionales de ayuda a domicilio; personas de 80 años y en adelante (nacidas en 1941 y en años anteriores); personas entre 70 y 79 años (nacidas entre 1942 y 1951, ambos incluidos) y personas entre 66 y 69 años de edad (nacidas entre 1952 y 1955, ambos incluidos); así como colectivos en activo con una función esencial para la sociedad (Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, Emergencias y Fuerzas Armadas); personal docente y personal de educación infantil y necesidades educativas especiales y de educación primaria y secundaria; personas con condiciones de muy alto riesgo a partir de 16-18 años; personas entre 60 y 65 años de edad (nacidas entre 1956 y 1961, ambos inclusive); personas entre 50 y 59 años de edad (nacidas entre 1962 y 1971, ambos inclusive) y personas de entre 40 y 49 años de edad (nacidas entre 1972 y 1981, ambos inclusive).

La citación para vacunarse se realiza por el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha a través de llamada telefónica o bien por SMS, donde se informa del día, la hora y el lugar de vacunación, siguiendo el orden de priorización establecido. 

Una vez finalizada la vacunación de estos grupos de población se procederá a establecer los siguientes grupos. 

Si tienes más de 50 años y no has recibido cita para vacunarte frente a la Covid-19 puedes llamar al número de teléfono de tu Gerencia o escribir un correo electrónico para que te faciliten toda la información.

 

En esta infografía puedes consultar el contacto con la Gerencia a la que correspondes (pincha sobre la imagen para ampliarla):

 

La seguridad de las vacunas es fundamental para que sean autorizadas. Durante este proceso de autorización, varios mecanismos comprueban su seguridad, que también se vigila de forma estrecha cuando comienzan a ser utilizadas entre la población.

 

Como todas las vacunas, las vacunas frente al COVID-19 se han probado en humanos mediante la realización de ensayos clínicos en diferentes fases, que incluyen su uso en decenas de miles de personas (fase III). En estos estudios (ensayos clínicos) se identifican los efectos adversos más frecuentes que se presentan durante el tiempo de duración de estos ensayos clínicos.

 

Una vez los ensayos clínicos muestran que una vacuna es segura y eficaz, debe someterse además a una evaluación exhaustiva por las Agencias Reguladoras de Medicamentos de diferentes partes del mundo antes de su autorización para su administración. En el caso de la Unión Europea, las vacunas son evaluadas por la Agencia Europea de Medicamentos, en la que participa activamente la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

 

Las vacunas frente a COVID-19 se someten a rigurosas pruebas, controles y estudios antes de su autorización. Todas las vacunas autorizadas por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) han demostrado ser seguras y eficaces.

Las vacunas, como todos los medicamentos, pueden desencadenar reacciones adversas, la mayoría leves (dolor de cabeza, de músculos o articulaciones, febrícula, malestar, náuseas, dolor o inflamación en el lugar de la inyección).

 

En estos momentos, y gracias a los programas de farmacovigilancia, se han detectado casos muy infrecuentes de trombosis en personas mayoritariamente menores de 60 años tras recibir la vacuna Vaxzevria de AstraZeneca que aparecieron en las dos semanas siguientes a la vacunación. Esta es la razón de que España no recomiende su uso, por el principio de precaución, en personas menores de 60 años.

 

Para las personas que han sido vacunadas con la vacuna Vaxzevria de AstraZeneca, se insiste en la importancia de que estén informadas sobre síntomas como dolor de cabeza persistente, dificultad para respirar, hinchazón de piernas, dolor abdominal persistente, síntomas neurológicos o manchas rojizas o violáceas en la piel. Si estos síntomas aparecen varios días después de la vacunación y persisten, se debe buscar ayuda médica de inmediato. 

 

Puede consultar la información más detallada en el prospecto de la vacuna (disponible en https://cima.aemps.es/cima/publico/home.html)

 

 

Aunque los ensayos clínicos de las vacunas frente a COVID-19 no incluyeron embarazadas, los datos disponibles en la actualidad, principalmente de utilización de las vacunas en EE UU, no indican ningún efecto adverso sobre el embarazo.

 

Dado que las vacunas Comirnaty y Moderna se han estudiado más en embarazadas, recomiendan su preferencia de utilización, aunque en las que recibieron una primera dosis de Vaxzevria recomiendan completar la pauta con la misma vacuna en ese país.

 

En general, no se ha detectado un mayor riesgo de COVID-19 grave por estar embarazada, más allá de las condiciones de riesgo que presente la mujer.

 

Teniendo en cuenta lo expuesto, se propone vacunar a las embarazadas o en periodo de lactancia con vacunas de ARNm (Comirnaty y Moderna) cuando les corresponda, según el grupo de priorización al que pertenezcan.

No, no es obligatorio vacunarse frente a la COVID-19 pero sí es recomendable.

 

Con la finalidad de conocer las posibles razones de reticencia en diferentes grupos de población se considera importante registrar los casos de rechazo a la vacunación en el Registro de vacunación.

Páginas