En breve pondremos a su disposición esta información.
Disculpe las molestias.

¿Para qué se utilizan los componentes sanguíneos?

Una adecuada cantidad de componentes sanguíneos en los bancos de sangre de nuestros hospitales posibilita el tratamiento de miles de pacientes que, gracias a ellos, mejoran su estado de salud.
 
 
La única forma de conseguir estos componentes sanguíneos es a través de la donación voluntaria y altruista de sangre, ya sea como sangre completa o como componentes (plaquetas, plasma) seleccionados con programas de aféresis.
 
 
Fraccionando cada donación de sangre completa se pueden obtener tres componentes -concentrado de hematíes, concentrado de plaquetas y plasma- que pueden beneficiar a tres pacientes distintos. En las donaciones de aféresis únicamente se obtienen uno o dos componentes, sobre todo concentrado de plaquetas y/o plasma, pero con mayor eficacia terapéutica.