Ir a versión para imprimirVer la página en PDF

Campaña de vacunación frente a la COVID-19

En la actualidad, en España se dispone de la ficha técnica de tres vacunas frente a la Covid-19, la primera en llegar fue la vacuna de Pizfer/BioNTech a finales de diciembre. A principios de este año ha comenzado a administrarse también la vacuna de Moderna y a finales de enero se ha autorizado la vacuna de AstraZeneca. Todas estas vacunas cuentan con la  aprobación por parte de la Agencia Europea del Medicamento.

La evidencia actual muestra que la gran mayoría de las personas infectadas por SARS-CoV-2 producen anticuerpos neutralizantes, además de estimular la inducción de respuesta de células T, pero todavía se dispone de poca información sobre algunos aspectos como la posibilidad de reinfecciones y sus características clínicas, la posibilidad de respuesta inmune de memoria tras la infección y el riesgo de transmisión o la duración de la inmunidad tras la infección natural.

 

En cuanto a la vacunación del personal sanitario de primera línea, otro personal sanitario y sociosanitario y del personal de servicios esenciales, con el fin de priorizar la vacunación de aquellos sin antecedente de COVID-19, por el momento se recomienda:

 

•    Personal igual o menor de 55 años sin condiciones de riesgo, con antecedente de infección asintomática o sintomática, e independientemente de la gravedad, diagnosticada en los 6 meses anteriores a la vacunación: posponer la vacunación hasta pasados 6 meses desde el diagnóstico de la infección. 

•    Personal igual o menor de 55 años sin condiciones de riesgo, con diagnóstico de infección COVID-19 después de la primera dosis de cualquiera de las tres vacunas disponibles actualmente: posponer la segunda dosis para 6 meses después del diagnóstico. 

•    En las personas con más de 55 años o con factores de riesgo se actuará igual que en aquellas sin antecedentes de COVID-19: Se debe posponer la vacunación de las personas con síntomas sospechosos de COVID-19 o con COVID-19 confirmada recientemente por laboratorio hasta que estén completamente recuperadas y haya finalizado el período de aislamiento. Se administrará la segunda dosis siempre que haya transcurrido el periodo establecido entre dosis. De igual manera, se debe posponer la vacunación de las personas en cuarentena (por ser contactos de un caso confirmado) hasta que dicha cuarentena finalice.

 

Estas recomendaciones son provisionales, y podrían modificarse más adelante en función de las nuevas evidencias.

La vacuna únicamente está contraindicada en personas que hayan presentado una reacción de hipersensibilidad (de tipo anafiláctico) a una dosis previa de vacuna COVID-19 o a alguno de los componentes de la misma.

 

Se recomienda posponer la vacunación de personas con antecedentes de reacciones alérgicas graves (anafilácticas), especialmente si precisan llevar consigo un dispensador de adrenalina autoinyectable. Esta vacunación se valorará cunado se disponga de más información sobre estas situaciones.

La vacunación debe posponerse en personas con enfermedad aguda grave, pero una enfermedad leve sin fiebre o sin afectación sistémica no es una razón válida para posponer la vacunación. En todo caso, la idea es evitar una posible confusión que haga atribuir erróneamente los síntomas de una enfermedad aguda como posibles reacciones a la vacuna.

No. Con independencia de vacunarse o no, se deben continuar adoptando las medidas preventivas para reducir la transmisión, principalmente el lavado de manos, el uso de la mascarilla, el mantenimiento de la distancia interpersonal, preferencia por espacios abiertos, ventilación de interiores, reducción del número de contactos y quedarse en casa en caso de diagnóstico COVID-19, espera de prueba diagnóstica, síntomas o contacto estrecho.

Todavía es temprano para saber si las vacunas que se están desarrollando ahora solo protegen contra la enfermedad o también sirven para proteger contra la infección, es decir, evitar que nos infectemos e infectemos a otros. Esto lo sabremos más adelante, cuando haya suficientes datos para examinar si las personas vacunadas son capaces de transmitir el virus.

 

La vacuna protege en un elevado porcentaje, pero si se contrae la enfermedad se puede transmitir, por eso es imprescindible seguir manteniendo las medidas de seguridad, principalmente el lavado de manos, el uso de la mascarilla, el mantenimiento de la distancia interpersonal, preferencia por espacios abiertos, ventilación de interiores, reducción del número de contactos y quedarse en casa en caso de diagnóstico COVID-19, espera de prueba diagnóstica, síntomas o contacto estrecho.

Aunque no hay ningún indicio de problemas de seguridad en la vacunación de embarazadas, no hay evidencia suficiente para recomendar su uso durante el embarazo. En términos generales, debe posponerse la vacunación de embarazadas hasta el final de la gestación. 

 

La experiencia con el uso de Comirnaty  y Vaccine Moderna  en mujeres embarazadas es limitada. Los estudios en animales no sugieren efectos perjudiciales directos ni indirectos con respecto al embarazo, el desarrollo embriofetal, el parto o el desarrollo. Solo se debe considerar la administración de Comirnaty durante el embarazo si los posibles beneficios superan los posibles riesgos para la madre y el feto.

 

En relación a la lactancia. Se desconoce si hay excreción por la leche materna, las mujeres lactantes no se incluyeron en los estudios. No es plausible, no obstante que Comirnaty y Vaccine Moderna  pueda producir efectos adversos en el lactante o reducción de producción de leche. El clínico valorara individualmente según riesgo de complicaciones y exposición de la madre al virus.
 

En el caso de estar embarazada o en periodo de lactancia, si cree que pudiera estarlo o tuviera intención de quedarse embarazada debe consultar a su médico/a o enfermero/a antes de vacunarse.

Todavía es demasiado pronto para dar una respuesta rigurosa a esta pregunta. Se están empezando a conocer los datos de eficacia de los ensayos clínicos de fase III de cada una de las vacunas. Posteriormente, será necesario hacer seguimiento para evaluar la eficacia de las diferentes vacunas a lo largo del tiempo.

Páginas