11/11/2016
Dirigidas al personal de Enfermería, facultativos y residentes

Calidad de vida de las enfermeras y falsos mitos sobre la apertura de la UCI a los familiares han centrado las sesiones generales de Enfermería

José Antonio Simarro e Isabel Tolmo han sido los ponentes en este foro para el intercambio de conocimientos

Cuenca, 11 noviembre de 2016.- “La calidad de vida profesional en las enfermeras de Castilla-La Mancha” y “Hacia una UCI de puertas abiertas” han sido los títulos de las dos sesiones generales de Enfermería que se han desarrollado en el salón de actos del Hospital Virgen de la Luz.
 
José Antonio Simarro, supervisor de la Unidad de Cuidados Intensivos y de la 5ª planta de hospitalización, fue el encargado de presentar los resultados de un estudio que se desarrolló a nivel nacional y en el que se ha evaluado la calidad de vida profesional del colectivo de Enfermería en Castilla-La Mancha.
 
En el trabajo –realizado por los enfermeros José Antonio Simarro, Milagros Noheda e Isabel Tolmo-, se analizaron los resultados de 701 cuestionarios que en su mayoría (un 82,7%) correspondían a mujeres, con una edad media entre los 31 y los 40 años (44,8%).
 
En el estudio se determina que aunque manifiestan falta de apoyos y una alta presión asistencial, las enfermeras muestran una gran motivación intrínseca que se expresa en las ganas de realizar su trabajo y en la consideración de que su labor es muy importante para la vida de otras personas.
 
Por su parte, Isabel Tolmo, enfermera de la Unidad de Cuidados Intensivos fue la encargada de dar a conocer la iniciativa que han puesto en marcha los profesionales de Enfermería de la UCI de Cuenca para lograr convertir esta zona en un espacio de puertas abiertas a los familiares de los pacientes que se encuentran ingresados en esta área.
 
En su exposición y a través de evidencias científicas, fue desmontando falsos mitos que consideran que abrir la UCI a los familiares puede incrementar las infecciones, alterar a los pacientes o complicar los cuidados.
 
En la actualidad dos familiares por paciente entran en la Unidad unos 30 minutos por la mañana y por la tarde y se ha comprobado que este acercamiento permite una mayor implicación de los familiares, una actitud más positiva para los propios pacientes y un ambiente de satisfacción percibida por parte de familiares y profesionales sanitarios.
 
El objetivo de esta acción, que se encuentra enmarcada en el Plan Dignifica para la humanización de los cuidados y la asistencia sanitaria, es ir aumentando progresivamente el horario y el número de familiares que pueden pasar a la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital de Cuenca

Galería multimedia