Actividad de la gripe

La gripe se propaga todos los años. El momento, la gravedad de la enfermedad y la duración de la “temporada” varía de un año a otro. De ahí que sea necesario seguir las recomendaciones del personal sanitario, quien dispone de información actualizada de cómo se está comportando el virus semana a semana.

 

La mayoría de las veces, la actividad de la gripe alcanza su pico máximo entre los meses de diciembre y febrero, pudiendo llegar a extenderse hasta mayo.

 

El personal sanitario recibe información actualizada semanalmente a través del Sistema de Vigilancia Epidemiológica, el cual monitoriza determinados indicadores claves como, por ejemplo, las consultas de pacientes en los centros de salud, los resultados de pruebas de laboratorio e informes de hospitalizaciones.  Cuando estos indicadores aumentan y se mantienen elevados durante varias semanas consecutivas, se dice que la "temporada de la gripe" ha comenzado.